Dispara

"Trabajar para comer, y alimentar el alma con lo que realmente se ama para vivir".


Y así una de las personas más humildes y cargadas de talento que he conocido en el último año me ha arrancado hoy un "eso que has dicho es precioso". Yo me acordaba en esos momentos de la persona con la que más trasciendo hablando del arte y del amor, en nuestro tono personal, y más profundo cuanto más altas son las horas de la noche en la que vuelan los dedos sobre el teclado, en a dónde nos llevará nuestra búsqueda del "yo" y del "qué quiero ser de mayor". También me he acordado de personas que prefieren mirar el menú ajeno y despotricar sobre él en lugar de preocuparse de que no se les queme su propia cena, de preparar sus neveras para sus ingredientes. Peor para ellos. Así terminaba llegando a la conclusión de que quien no deja comer es porque ni sabe amar ni sabe vivir. Y también me acordaba de una princesa pelirroja enseñándome horas antes un libro de Nan Goldin y de cómo se me ocurren miles de formas de sobrevivir a todo. Y ahora, dispárame (que estoy abrazada a mi libro de recetas).


Fotos de Nan Goldin


4 comentarios:

Javier Sánchez dijo...

eso que has dicho es precioso...
y las fotos preciosas tambien ;)

Mr. Rific dijo...

Los "perros del hortelano" que ni comen ni dejan comer son legión... a mí últimamente me rodean, y empiezo a estar bastante harto.

Lo que has dicho, aparte de precioso, es una verdad como un templo
:)

Sra. Berberecha dijo...

Y luego están los muertos cenantes. Uno frente a otro como dos desconocidos. Nan Goldin siempre es buena elección.


Muá!

Aitor Artaiz dijo...

El mejor... muy rimbombante... uno de los mejores post que he leído y visto (guau qué fotos) en mi vida bloggera... Eres una cronopia (esto es lo máximo que puedo decir de alguien). THANKS A LOT!!!