Por más que corremos, no logramos escaparnos del cáncer.
Las malas lenguas...

No hay comentarios: