Untitled #1


Oigo, pero no escucho. Hay demasiadas luces rotando a mi alrededor y pocas canciones que me apetezca escuchar. Hay pocas letras que obedezcan a lo que realmente se desea decir. El otro día me dijeron que debería escribir sobre mi vida. ¿Cómo se coge lo que, a reducidas cuentas, es algo sin titular que sube y baja con los decibelios de una canción?

Quizás debería repartir puñetazos y besos y dejarme de pamplinas y vomitar a todos con lo que merecen, pero siempre termino tragando. La indigestión es una fotografía descolorida en una terraza de verano, yo exploto y tú... Tú escuchas en silencio como ebullo...

1 comentario:

A. dijo...

Muchas gracias Paola!
A mi me sigue gustando lo que escribes :B
Muac!