Días

Me he sentado a esperarte en una silla de plástico dentro de la bañera. Me he cubierto de jabón para querer sentir pura mi piel, mientras las gotas cayendo se han convertido en mi banda sonora y mis piernas, en un continuo devaneo, en un acordeón poco afinado. La bombilla tirita y yo cierro los ojos para pensar un poco más, posiblemente en alguien como tú. Las paredes oscuras me hacen soñar, sobre todo desde el día que entré en la bañera y comencé a creer que volverían a mi en un día próximo las cosas que se me escapaban como arena entre las manos, con la sal… Un bonito modo de engañarme entre sueños de jabón, ya sabes. Aparecen nubes, flores de cartón y palabras dibujadas en el vaho. Se pegan en mi piel como se me pegaban unas manos que me tocaban y revolotea la estabilidad reconocida por mis alrededores. Y aborto mis miedos abrazada por un trozo de plástico, un solo instante, cuando un simpático dinosaurio me guiña un ojo desde el lavabo. Yo lo miro tan ensimismada que se aburre de mi y se marcha, desdiciendo cada uno de los parpadeos de mis blanquecinas manos párvulas. Y yo sigo sentada en una silla de plástico, medio descompuesta por los grados y los días, hasta que la nube que me envuelve resuena y…

4 comentarios:

Hollie A. Deschanel dijo...

Días, días y días... Demasiados para sentir infinidad de cosas y conocer a mucha gente. ¡Y qué cansino se hace a veces! Me gustó el texto y la canción, me la bajaré :) Muás!

La Maga dijo...

Todos descansamos en esa silla de plástico intentando ahogar con pompas de jabón y estocadas finas de agua al caer la humedad del alma porque sofoca... sofoca y hace reventar al corazón. Pero el corazón, como el cristal, tiene una bella forma de romperse. Y entre tantas descomposturas, hallamos una increíble y artística manera de sanar... Encontrando esos espacios subrepticios que nos regeneran la piel, por las heridas, las marabuntas heridas que nos carcomieron más de una vez...

Bello texto y canción,
un saludo de
La Maga.

Cohen dijo...

Vaya suerte tiene la persona a la que va dirigido esto. ¡Que suerte tienen ciertas personas!

Dara Scully dijo...

Las sillas de madera vienen mejor para meterse en la bañera a contar días.



miau
bocadillo
de
nocilla