Le cahier et le petit prince

Las lenguas de trapo siempre se acaban ahogando con su propia tela.
Para la muestra, un botón.

1 comentario:

sonia·marpez dijo...

se va arrugando como las horas en nuestro cuerpo.