Le petit cahier


Un paso de estación que comienza en un día cualquiera, 
para aprender las ventajas de una meteorología que renace en los dedos.
Como debo callar, dejo que sea mi ojo el que hable.
Y así, arderemos...

1 comentario:

soniamarpez dijo...

el diálogo de la mirada y su belleza.