La historia de un asterisco (III)

-Si tú, tal vez...
-¿Qué?
-No, nada.

No hay comentarios: